VD

Vitamina D, su importancia para nuestro organismo

Esta vitamina aumenta la absorción intestinal de calcio y estimula la integración del calcio en el hueso.

La vitamina D cumple diferentes funciones en el organismo, entre ellas servir como vehículo para la absorción del calcio, un mineral que es esencial para el desarrollo y crecimiento de los huesos y para mantenerlos fuertes.

El término vitamina D se refiere a ambas: D2 y D3 y son los ingredientes de suplementos de la vitamina D vendidos sin prescripción médica; la forma disponible como receta de suplemento contiene una dosis alta (50,000 UI), generalmente vitamina D2.

Esta vitamina se encuentra en plantas como producto de la radiación ultravioleta B sobre el ergosterol; mientras que la vitamina D3 tiene su origen en el deshidrocolesterol producido por radiación ultravioleta B, después de pasar transitoriamente por la previtamina D3, que puede sintetizarse en la epidermis humana o ingerirse con pescado aceitoso, los alimentos fortificados o los suplementos.

Como el resto de las vitaminas, ésta no la produce nuestro organismo, motivo por el cual necesitamos incorporarla en la dieta o bien puede ser sintetizada en la piel, tras la exposición solar, específicamente a la radiación ultravioleta B. La deficiencia de la vitamina D está estimada hasta en 50% en la humanidad.

  • Estudios han determinado una relación entre los niveles bajos de vitamina D y los componentes del síndrome metabólico: hipertensión, triglicéridos plasmáticos altos y defectos del metabolismo de la insulina, aunque causa solamente cambios mínimos en los niveles de las lipoproteínas de baja y alta densidad.

También, existen evidencias cada vez mayores de la asociación entre la deficiencia de vitamina D y las enfermedades autoinmunes, incluyendo la esclerosis múltiple, artritis reumatoide, diabetes mellitus, enfermedad inflamatoria intestinal y lupus. También, se ha descrito la relación entre niveles bajos de vitamina D y la tiroiditis de Hashimoto.

¿Qué hace la vitamina D en el sistema inmune?

Esta vitamina tiene numerosos efectos en las células del sistema inmune. Inhibe la proliferación de células B y bloquea la diferenciación de células B y la secreción de inmunoglobulina. Adicionalmente, suprime la proliferación de células T.

Asimismo, tiene efectos que determinan la reducción de la producción de citoquinas inflamatorias -proteínas que tienen un efecto inflamatorio sobre los tejidos-, con aumento de la producción de citoquinas anti-inflamatorias.

Recientemente, se han publicado artículos que relacionan el déficit de vitamina D con el hipotiroidismo autoinmune (enfermedad de Hashimoto). Se han llegado a describir series con una prevalencia de insuficiencia de vitamina D en un 92% de pacientes con enfermedad de Hashimoto.

Además, existen evidencias que la administración de vitamina D induce estabilización del endotelio y disminución de la inflamación arterial. Otros estudios revelan que un nivel bajo de vitamina D es un posible factor de riesgo cardiovascular.

¿Dónde la encontramos?

Sus propiedades antiinflamatorias, antioxidantes y neuroprotectoras contribuyen con la salud del sistema inmune, la función muscular y la actividad de las células cerebrales.

La vitamina D no se encuentra naturalmente en muchos alimentos, pero podemos obtenerla de leche y cereales fortificados; en el pescado graso, como salmón, sardinas y caballa.

El cuerpo también genera vitamina D cuando la luz solar directa convierte un químico en la piel en la forma activa de la vitamina (calciferol). La cantidad que genera la piel depende de muchos factores, incluidas la hora del día, la estación, la latitud y la pigmentación de la piel.

Muchos adultos mayores no se exponen de forma regular a la luz solar y tienen problemas para absorber la vitamina D. Si tu médico sospecha que careces de vitamina D puede comprobarlo con un simple análisis de sangre.

Tomar un multivitamínico con vitamina D puede ayudar a mejorar la salud ósea. La cantidad diaria recomendada de vitamina D es 400 unidades internacionales (UI) para los niños de hasta 12 meses, 600 UI para personas de 1 a 70 años y 800 para personas mayores de 70.

El aceite de hígado de bacalao es una rica fuente de vitamina D, la cual también ha sido empleada en el tratamiento de la tuberculosis y como protección general contra la infección.

Los músculos requieren esta vitamina para el movimiento. Los nervios la necesitan para transmitir mensajes entre el cerebro y cada parte del cuerpo, y el sistema inmunitario emplea la vitamina D para combatir los virus y bacterias que lo invaden. Junto con el calcio, la vitamina D ayuda a proteger a los adultos mayores contra la osteoporosis.

Share this post

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on pinterest
Share on print
Share on email