sarcopenia

Sarcopenia, el enemigo silente de los músculos

La sarcopenia, también conocida como el “síndrome del anciano frágil”, se caracteriza por la pérdida de masa, fuerza y funcionamiento de los músculos en los adultos mayores. Los signos y síntomas incluyen debilidad, cansancio, falta de energía, problemas de equilibrio y dificultades para caminar y mantenerse de pie.

Hoy sabemos que esta enfermedad ataca también a los jóvenes de 25 años de edad. Sin embargo, las personas portadoras tienen antecedentes de sedentarismo lo que lleva a la dependencia por disminución de sus funciones motoras.

La sarcopenia es un proceso que evoluciona lentamente, encontrándose tres estadios evolutivos del mismo:

  • La presarcopenia, con disminución de la masa muscular, pero con fuerza conservada.
  • La Sarcopenia, con disminución de la masa muscular y disminución del rendimiento físico por disminución de fuerza.
  • Sarcopenia grave, donde hay disminución de la masa muscular, disminución de fuerza y menor rendimiento físico.

Los que sufren ésta enfermedad son más propensos a tener fracturas, siendo la queja más frecuente, la adinamia y el dolor, a lo cual se adiciona mayor frecuencia en la aparición de lesiones ligamentosas y óseas.

Es importante que los que padecen la dolencia realicen alguna actividad física, para elevar la masa muscular, ya que la inactividad acelera el envejecimiento y disminuye la formación y elongación del músculo. Sin embargo, vale recalcar que el ejercicio físico no cura la enfermedad, pero la reduce en tiempo de aparición generando muchos beneficios secundarios.

Tratamiento

Realizar actividades físicas y llevar una dieta sana con una adecuada ingesta de calorías y proteínas, forma parte del tratamiento.

El consumo de vitamina “D”, es muy importante ya que previene la fragilidad de los huesos siendo su aporte necesario para mantener sanas a las fibras musculares.

La miostatina es un factor esencial en el crecimiento de la masa muscular, cuando es inhibida hay una hipertrofia muscular; ésta proteína proviene de la familia de los factores de crecimiento y diferenciación beta11, que fue descubierta en laboratorio con ratones que tenían desactivado el gen de la miostatina presentando un gran desarrollo del músculo esquelético.

La glutamina, es un nutriente importante para evitar la sarcopenia. En ancianos el tratamiento con la hormona de crecimiento no incrementa la masa muscular ni la fuerza, pero si hay mejoría en otras partes del organismo.

El consumo de leucina con en su principal metabolitsa HMB de acuerdo a los diferentes estudios debe ser aplicado en base a 3 gramos por día.

Finalmente, el tratamiento de la hormona de crecimiento con la testosterona, los dos combinados y juntos han demostrado una mejoría positiva sobre la masa muscular.

Así mismo, se dice que el uso de la testosterona puede que se administre por inyectables como también por vía oral, que ayude a aumentar la masa muscular y con el incremento de ésta hay una disminución de la grasa corporal.

Share this post

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on pinterest
Share on print
Share on email